¡Seguimos con la segunda entrega de nuestra guía para redactar contenido para páginas web! Esperamos que la primera entrega os haya sido de utilidad. Sin más dilación, aquí va la segunda parte. 

1. Se ha hablado mucho sobre la extensión, pero…

Sobre la extensión, os diríamos que la que te permita exponer una cuestión de forma bien argumentada, sin dejar nada al aire. En principio, las entradas largas posicionan más. Sin embargo, esto no nos ha de dar la idea que es solo por su extensión. El motivo es que Google le gusta un texto que expone bien el punto a tratar. 

Nosotros redactamos entradas al blog con una extensión de entre 800 y 1200 palabras. Si vemos que pasa de 1200, no pasa casi nunca, nos planteamos si debemos exponer el asunto en dos entradas diferentes. Si lo que tenemos que decir se dice en menos 700 palabras, nos debemos plantear si una entrada al blog es el formato adecuado para exponer dicha información.

2. Las palabras clave son importantes 

Las palabras clave no solamente nos ayudan para posicionar, sino que también son útiles para analizar las búsquedas sobre el tema que queremos escribir y así enfocarlo a lo que las personas quieren leer.

No siempre es fácil, porque se debe encontrar el equilibrio entre lo que queremos decir y lo que la gente busca. Puedes valerte de herramientas como Ubbersuggest, que además proporcionan informes y datos relevantes sobre las palabras clave.

Creando contenido para páginas web

3. Y la ortografía y la expresión son más que importantes.

No te fíes, somos humanos: usa un buen corrector ortográfico… A nosotros Language Tool nos funciona muy bien. Y, también, revisa tu texto varias veces antes de publicar. ¡Hay errores que se esconden muy y que muy bien! Y si tienes dudas, sí, usa el diccionario, que ya sabemos que estamos en 2022, pero sigue siendo útil. No hablamos de un diccionario en papel, nos referimos al Diccionario la RAE online

4. Aporta información nueva.

Es fundamental no repetir lo que ya se ha explicado en otras webs y blogs, aunque veamos que tiene éxito. Podemos hablar del mismo tema, y sí, a veces quizás repetir, sin copiar, nunca! Pero siempre ir más allá y aportando información nueva. 

5. El texto ligero, que pase bien.

Encuentra tu voz y tu tono a la hora de escribir. Debes pensar en que sea adecuado a tu audiencia. Aunque va a depender de tu público y de tus objetivos, es importante que sea más bien ameno, divertido y fresco. Podemos incluir alguna broma ligera, una referencia cultural de nuestro público objetivo…

Pensad que en internet las personas tenemos muchísimo contenido y estamos saturados de tanta información. Es fundamental que nuestro texto se lea de manera fácil. Por eso, evitaremos frases y párrafos largos. Además, usaremos conectores para estructurarlos. Finalmente, es de gran utilidad el uso de sinónimos para evitar repeticiones. 

6. Lo interesante, no solo al final.

Cabe pensar en la posibilidad, para que las personas pasen más tiempo en nuestro sitio web, de alargar el contenido y dejar lo interesante para el final. Bien, es una estrategia que se ha utilizado, y quizás se sigue empleando, pero corremos el riesgo de perder a las personas lectoras por el camino o que se sientan engañadas. Sí, os podéis guardar el as en la manga para el final, pero recomendamos que el contenido sea relevante en todo el texto que redactemos. 

People reading something interesting at the smartphone

7. Usa bien los enlaces.


Los enlaces ayudan a posicionar nuestros artículos, la página gana autoridad, sobre todo si tenemos links de calidad y nuestros artículos también aparecen enlazados en otras páginas. Por eso, ponemos enlaces internos y externos en nuestras entradas al blog. Pero debemos ayudar a los motores de búsqueda para que los entiendan y el texto del hipervínculo se debe relacionar con la frase clave del enlace. 

Un ejemplo:

Mal: en Meutic nos dimos cuenta de que los ataques ransomware estaban aumentando e hicimos una entrada al blog, os lo dejamos en el link.

Bien: En Meutic, hace tiempo que detectamos un aumento de los ataques ransomware.

8. Haz caso a Yoast!

A ver, sin obsesionarse, pero sí, es importante tener un plugin de SEO en nuestra web como, por ejemplo, Yoast SEO. Cuando redactes contenido en tu web, te dirá dónde debes repetir la frase clave, te recordará que a Google le gusta que esté en la introducción y en el primer párrafo (y a nosotros, para saber así de qué estamos hablando).

9. No olvides las otras estrategias SEO.

Todo suma, el SEO son estrategias diferentes con el objetivo de ganar posiciones en las páginas de resultados. Redactar contenido para páginas web es una de ellas, pero también tenemos la optimización de imágenes, activar la indexación, usar bien la frase clave objetivo, las categorías… 

Maquina de escribir con hoja frase stories matter

¡Anímate a escribir!

(Spoiler) En Harry Potter y la Piedra Filosofal, Harry consigue que el Espejo de Erided le entregue la Piedra Filosofal porque sus intenciones son puras: no la quiere usar, la quiere proteger. Nosotros con Google queremos pensar lo mismo, si nuestra intención es dar información de interés a las personas, Google nos va a posicionar en lo más alto!

Más allá de esta pequeña broma, y de todos los consejos que os hemos dado… Lo que está claro es que a la hora de redactar contenido para páginas web, estas estrategias que proponemos os van a ayudar mucho y se deben aplicar. Sin embargo, lo más importante es que el contenido sea de calidad (y las estrategias también nos van a ayudar a ello). En conclusión, anímate a escribir, la práctica hace la experiencia. Después, lo demás viene solo!