Seguro que habéis oído nombrar el concepto de telefonía IP o VoIP, pero no acabáis de estar familiarizados con él. Esto es porque, a pesar de que es el futuro, es una tecnología relativamente reciente, se comenzó a implementar en el 1995. En los últimos años, cuando los proveedores de internet han podido ofrecer a los clientes unas velocidades de transmisión de datos adecuadas a, más o menos, todos los territorios; es cuando se está empezando a comercializar de manera más extensa.

Es un tipo de telefonía adecuada para las organizaciones, ya que son las que utilizan servicios avanzados de voz: usar la misma línea para poder recibir o hacer varias llamadas simultáneamente, hacer llamadas internas, transferirse llamadas… Si tenéis una empresa e os decidís a implementar la telefonía IP, veréis que estos servicios mejoran en calidad y ahorro de una manera exponencial. Nosotros llevamos tiempo apostando por ella y os lo garantizamos.

Por eso, en esta entrada, haremos una toma de contacto con el concepto y habrá otras, donde ya empezaremos a profundizar, para convencedlos de que es una gran apuesta.

Inicios de la telefonía IP

Telefonía IP significa voz sobre protocolo de internet. Para poder entender qué quiere decir esto, antes explicaremos cómo funciona la telefonía tradicional analógica. Cuando descolgamos un teléfono fijo y hablamos, nuestra voz viaja a través de un cable de cobre hasta su destino por una red conmutada de cables. Esto significa que hace varias conexiones entre cables (antiguamente se hacían manualmente como en la series las Chicas del Cable) para llegar a su destino. En el caso de la telefonía móvil, la voz se transmite a través de ondas que se emiten desde antenas, pero vendría a ser un sistema similar.

Entonces, lo que hace la telefonía VoIP es convertir esta voz analógica en digital. Pasarla a digital significa convertir la voz en símbolos utilizando el código binario y dividiéndola en paquetes de información (tal y como ocurre con toda la información que recibimos por internet: correos electrónicos…) que viaje a través de la red que conocemos como internet. Por decirlo de otro modo, las llamadas se hacen a través de internet y el sistema de transmisión de la voz funciona igual que enviar un correo electrónico.

¿Cómo funciona la Telefonía IP?

Ahora que ya sabemos cómo es la tecnología que da posibilidad la telefonía IP, vamos a ver cómo funciona, es decir, cómo se aplica la telefonía IP en una empresa.

Lo primero que se necesita es la PBX, son siglas en inglés, pero significa central privada de conmutación automática (para que lo entendamos, pensamos en una centralita). La PBX es el aparato que permite organizar las llamadas internas de una empresa y que está conectado con la red telefónica, es como una continuación de ésta: puede transferir y recibir las llamadas pertinentes en el exterior. Además, la PBX gestiona las llamadas y las envía a cada uno de los teléfonos terminales o softphones, estos se encuentran interconectados entre ellos. Cada terminal está identificado con una dirección IP, por lo tanto, funciona de la misma manera que se envían los datos a través de internet, pero en vez de una dirección web, se usan extensiones (combinaciones de tres o cuatro números) que los usuarios marcan para hacer llamadas internas o pasar una llamada externa a alguno de los terminales.

La PBX, debe estar conectada a una línea troncal, que es la típica línea asignada por un operador telefónico (y es desde donde reciben y enviamos llamadas al exterior, recordemos que esto se puede dar de manera simultánea y más de una de cada tipo a la vez. El troncal también sirve para conectar las llamadas con otras centralitas, por ejemplo si una empresa tiene varias sedes.

Ventajas de la Telefonía IP

  • Lo más importante es el ahorro en el coste de las llamadas.
  • La velocidad, ya que una llamada no tiene que hacer tantas conexiones entre cables.
  • Se utiliza la misma infraestructura para todo (internet, llamadas…) y por tanto, te ahorras costes en el cableado (desaparece el cable del teléfono), la gestión y el mantenimiento. Sin olvidar que tendremos una infraestructura más ligera (menos cables).
  • Los teléfonos terminales pueden físicos o virtuales (desde un ordenador), reduce costes a la hora de hacer la inversión.
  • Es administrable vía internet, el técnico la puede gestionar remotamente y solucionar problemas sin haberse de personificar al lugar físico.
  • El coste de las llamadas internacionales es mucho más económico.
  • Puedes recibir llamadas del teléfono fijo de la empresa al móvil.
  • Se puede gestionar la telefonía directamente sin depender del operador, se acabaron las llamadas interminables a técnicos de compañías telefónicas.
  • Permite muchas más funcionalidades que una centralita analógica. Aparte de personificar la atención telefónica con mensajes de bienvenido y derivaciones de trucardes; se pueden hacer llamadas a tres, estacionamiento de llamadas, salas de espera. Al final, poderlas tratar como se quiera…
  • Al ser digital se puede hacer aplicar una alta disponibilidad (HA) del servicio. Una centralita en eñ cloud por ejemplo en un Datacenter…

Como resumen puedes consultar los puntos más importantes de nuestro servicio VoIP para empresas relacionado.