Hoy un caso práctico de una red desfasada empresarial.

En la anterior publicación os explicamos qué era una red y la importancia de su mantenimiento. Hoy os mostraremos un caso práctico: la red de una empresa con doce trabajadores que da problemas debido a que no está bien configurada. Dicha empresa contrató nuestros servicios: una auditoría para conocer el origen de los problemas en la red, evaluar su rendimiento y realizar propuestas de mejora. No se disponía de un presupuesto muy elevado, por lo que se optó por mejorar los recursos existentes.

Problemas de una red desfasada

Cuando la auditoría finalizó, encontramos diferentes problemas:

  • Datos: No están unificados en un servidor para que los comparta con los diferentes equipos. Sí que hay ordenadores que comparten sus datos con algún otro equipo de la red y un NAS que comparte un par de carpetas con toda la red.
  • Impresora: Por un lado, no está centralizada, esto implica que no se pueden enviar documentos escaneados a usuarios que estén en activo. Por el otro lado, debido a que se encuentra obsoleta, las colas de impresión se saturan.
  • Ordenadores: No son homogéneos: algunos van lentos, otros no están actualizados… Además usan diferentes programas para realizar las mismas tareas, lo que supone un problema a la hora de proporcionar soporte y unificar las tareas.
  • Incidencias: Se detectan incidencias relacionadas con el funcionamiento de la red y de los equipos de los usuarios finales.
  • Seguridad: Poca seguridad de los datos importantes, podemos encontrar estaciones de trabajo sin restricciones de seguridad, haciéndolas totalmente vulnerables a ataques malintencionados.
  • CRM: La empresa usa un CRM en un servidor que está sobredimensionado para el consumo real de este software.
  • Backup: No tienen un sistema de backups ni de recuperación por desastre (disaster recovery plan)

Objetivos para la red

En base a la situación actual, pensamos ahora dónde queremos llegar, ¿qué objetivos queremos conseguir?

  • Aprovechar el servidor que alberga el CRM para que pueda proporcionar todas las necesidades administrativas de la red.
  • Centralización de los datos del servidor con la configuración de las modalidades de acceso, así como los permisos para poder modificar cada recurso compartido.
  • Crear un perfil de usuario para cada ordenador final: cada uno podrá acceder a una información determinada y se limitaran las modificaciones del sistema básico.
  • Centralizar la impresora, homogeneizar la configuración y los escaneos de cada usuario.
  • Crear un sistema de backups que permita a cada usuario recuperar los datos sin necesidad de dependencia externa i que, en caso de desastre, haga posible la recuperación de toda la información. Además de hacer copias al cloud solamente de los archivos necesarios.
  • Reducir el número de incidencias de los equipos.
  • Dotar a la red de seguridad.

Soluciones

Aprovecharemos el servidor del CRM, porque ya dispone de un sistema operativo donde podemos aplicar las soluciones propuestas sin saturar al equipo.

Se centralizaran los datos en un servidor de archivos. Se separan en departamentos, de los cuales restringimos el acceso o la modificación a los diferentes usuarios.

Se crea un servidor de directorio activo que nos permitirá crear los usuarios, equipos, permisos… Así como asignar y gestionar el inicio de sesión.

Para reducir las incidencias de los usuarios de los equipos finales, los uniremos todos al dominio de la solución anterior y se crearan políticas con todas las opciones y permisos de los usuarios a la máquina final; así como también la posibilidad de realizar modificaciones de archivos importantes de Windows.  También las aplicaremos a todos los recursos.

Configuraremos un servidor de impresión, le asignaremos una política al usuario final para que, cada vez que inicie sesión, se conecte a la impresora y a una carpeta de escaneo, configurada previamente y centralizada al servidor.

Para mejorar la disponibilidad del sistema, virtualizaremos el servidor principal. Tendrás más ventajas que el sistema físico ya que es más rápido de recuperar y supone un coste económico menor.

Por último, haremos dos tipos de copias de seguridad: primero de los recursos compartidos dos veces al día. Vendrán acompañadas de un manual para que puedan recuperar cualquier documento/archivo/recurso anterior al afectado. Después, realizaremos copias cada noche de la totalidad del servidor NAS al cloud.

Resultado

Con todos estos cambios, la red funcionará correctamente y proporcionará la productividad y la seguridad que la empresa necesita.  Como podéis ver, hemos partido de la estructura principal, aprovechando los recursos existentes, proporcionando soluciones a medida y sin que el coste sea elevado, por lo que solo es necesaria la mano de obra. En conclusión, cuando una red no funciona, no siempre es necesario hacer un gasto elevado ni cambiar la infraestructura; ¡existen opciones de configuración que hacen maravillas!